Experimentando personalmente la Tienda del Futuro

Categories: Spanish |

Experiencing the retail fashion store of the future
Designer Rebecca Minkoff uses the connected wall at the entrance of her SoHo boutique. (Credit: Rebecca Minkoff)

Dos de los temas más importantes en los últimos tiempos se están fusionando: tecnología y moda. Para saber más sobre cómo los diseñadores de moda están incorporando la tecnología, decidí ir a la tienda de Rebecca Minkoff, ubicada en 96 Green St., en Soho, Manhattan. Quería tener una idea de lo que todo el mundo parece estar murmurando: “La Tienda del Futuro”, con características como una “pared digital”, vestuarios digitales, incluyendo espejos inteligentes, y el servicio de autopago. Estas tiendas han sido reconocidas como pioneras en el uso de la tecnología en tiendas minoristas y de moda, y han triplicado las ventas de ropa. Pero, ¿qué se siente realmente experimentar la tecnología de primera mano? En este blog quiero hablar sobre ello, y además sobre la experiencia de todos los clientes importantes.

Entro en la tienda y de inmediato, desde la colección hasta la estética, siento que estoy en el mundo de una “chica cool”. Al llegar a la tienda, me recibe una pared de pantalla táctil de última generación, me quedo mirándola durante un largo rato hasta que un vendedor se acerca a preguntarme si necesito ayuda. Para ser completamente honesta, sí necesitaba ayuda, supongo que debe haber sido porque yo era la única en la tienda en ese momento y fue un poco intimidante.

Automáticamente le digo lo que estaba haciendo allí, no tenía planeado hacer compras, sólo quería jugar con la tecnología, sentirla por mí misma; luego volvería a casa y escribiría un artículo al respecto. Así de simple. Muy entusiasmado, el caballero accedió a darme una visita “tecnológica” de todo y explicarme cómo funciona. Comenzamos, por supuesto, con la pantalla táctil. Una vez que la tocas, puedes pedirte una bebida desde café hasta té, e incluso agua con gas y champán. Él se ríe y me dice “todo el mundo elige la burbujeante”, por supuesto que todos lo harían. Mis ojos se abren y silenciosamente emito un chillido. Bueno, esta es una nueva manera de empezar a comprar, pienso para mí.

Después de pedir mi bebida, llegamos al “lookbook” de Rebecca, y le damos un vistazo. Podemos ver todos los conjuntos que han sido combinados, y desde estos podemos ver los artículos individuales. Con esos artículos, podemos seleccionar el tamaño, el color y decidir si queremos probarlos; empiezo a jugar aleatoriamente con la pantalla y echo un vistazo a todo.

Cuando tu bebida y probador estén listos, recibirás una notificación en tu dispositivo móvil indicando que es hora de ir al vestidor. Cada habitación tiene un espejo inteligente instalado que identifica cuando un visitante entra en el probador con un artículo, ya que contienen una etiqueta de Identificación de Radiofrecuencia (RFID, por sus siglas en inglés) que activa el espejo inteligente. Ahora esto se pone aún más genial, una vez que el espejo está activado, los artículos que seleccionaste para probarte aparecerán en la pantalla, y no sólo verás tus artículos, sino también verás otras piezas con las que puedes combinarlos, como carteras, zapatos o accesorios. ¿Mencioné que también puedes elegir la iluminación que prefieras en tu vestidor, como el “Hudson River Sunset”? Minkoff no es la primera tienda en tener la opción de iluminación incorporada en el vestidor, pero sigue siendo chic.

Lo último que vemos es la estación de autopago, que para ser honesta, era lo que más me daba curiosidad. La idea del autopago en una tienda de diseñador te hace cuestionar las medidas de seguridad. Una vez más, el vendedor me guió amablemente a través del proceso y sistema, que fue desarrollado en parte por una nueva empresa llamada QueueHop, utilizando chips RFID y iPads. Una vez que colocas tu artículo sobre la mesa, tu producto aparecerá en el iPad y estarás listo para ingresar tu información y deslizar tu tarjeta de crédito. Ahora, en cuanto a qué tan seguro es esto, todos los artículos tienen etiquetas de seguridad; por lo tanto, una vez que has pagado, debes retirar manualmente la etiqueta. Luego, una vez que la hayas retirado y la transacción esté completa, la mesa se volverá verde y esa será tu señal para que tomes tu artículo y sigas tu camino por Soho. Esto significa que la experiencia no es tan perfecta como a lo que otros minoristas están apuntando, como las nuevas tiendas Amazon Go, donde puedes simplemente salir con tus compras.

Cuando terminamos con la visita, le pregunté si era cierto que la razón de este autopago y servicio tecnología-cliente es porque los milenarios prefieren evitar hablar con el encargado de ventas. Esto era lo que el Director Ejecutivo de Rebecca Minkoff, Uri Minkoff, había afirmado anteriormente. Sin embargo, el vendedor lo negó rápidamente; dijo que sólo era una manera nueva y emocionante para un comprador de tener una experiencia de compra más íntima y no sentirse juzgado por lo que está comprando. Me gusta la forma en que Uri Minkoff se refiere a ello en una declaración diferente: “el momento Pretty Woman“, donde puedes comprar con la privacidad que desees. Yo estoy de acuerdo con esa filosofía, quiero tener mi momento Pretty Woman, y saber que no seré juzgada si gasto $ 100 o $ 1000.

Salí de la tienda con la sensación de que recibí mucho más de lo que esperaba. Lo que la tienda ha hecho no es revolucionario en cierto modo, ya que hace uso de la tecnología madura, como las etiquetas RFID. Pero, al mismo tiempo, al utilizar la tecnología existente en nuevas formas, han transformado la experiencia de las compras. Por eso admiro la marca. Y es también por eso que muchas otras marcas de moda líderes están buscando incorporar tecnología similar.

Related Content

Reflexiones sobre Microsoft Inspire y qué esperar para el 2018

Monetización de Aplicaciones móviles

Leave a comment