Insights >Blog

La historia de la revolución de IoT en América Latina

Luis Talavera


June 14th, 2019

Hace ya varios años que venimos escuchando sobre el Internet de las Cosas o Internet of Things (IoT). De hecho, la palabra IoT se utilizó por primera vez en 1999 por el tecnólogo Kevin Ashton. Han pasado veinte años desde entonces, y muchos países ya han comenzado con proyectos para implementar el IoT en sus ciudades; vemos el surgimiento de las llamadas “ciudades inteligentes”.

Sin embargo, en América Latina el progreso ha sido más lento que en otras partes del mundo. En este contexto, tuvimos el privilegio de asistir al congreso “IOT Innovatech”, que se realizó por primera vez en la región, en Santiago de Chile. El evento atrajo a más de 1.300 asistentes. En este artículo, queremos compartir lo que aprendimos del evento, incluido el estado actual del IoT en América Latina, los desafíos y las oportunidades.

En primer lugar definiremos la palabra IoT. Esto es importante ya que el concepto puede variar ligeramente dependiendo de a quién le preguntes. Pero básicamente, es una extensión del Internet para cosas más simples (es decir, sensores y actuadores). Su objetivo principal es permitir que las personas interactúen con el mundo físico como si fuera el mundo virtual. Entonces, cuando hablamos de ciudades inteligentes, oficinas inteligentes o casas inteligentes, hacemos referencia a varias aplicaciones del IoT en combinación con otras tecnologías como el aprendizaje automático, el big data y el procesamiento de imágenes.

Ahora, debes estar preguntándote, ¿por qué recién ahora está recibiendo tanta atención? ¿Después de veinte años? Una de las principales razones es que varias tendencias han convergido. Las nuevas tecnologías que incluyen la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático (ML), el big data y la nube están ahora al alcance de todos. Los costos del dispositivo se han reducido a unos pocos dólares.

La cobertura de la red de comunicaciones ha llevado al Internet a casi cada rincón del planeta, mientras que los costos de comunicaciones son más bajos que nunca. Esto ha hecho posible que empresas de todos los tamaños y sectores inviertan en IoT, lo que produce un gran aumento de la inversión en pocos años. Como señaló un presentador en el evento, la inversión en IoT, en tan solo un par de décadas, ya ha alcanzado un nivel que le llevó casi cuatro siglos alcanzar a la defensa militar.

Además, vale la pena destacar el enfoque en la sostenibilidad y que muchas de las historias de IoT más exitosas están estrechamente relacionadas con los objetivos del desarrollo sostenible. Como ejemplo, para 2040, un tercio del consumo mundial de energía provendrá de los edificios; las redes inteligentes prometen reducir esta cantidad en un 20%.

A pesar de los beneficios que el IoT puede ofrecer, las empresas pueden tener dificultades para implementarlo. El 75% de los proyectos de IoT fracasan, de los cuales el 60% se queda en la fase de prueba. Esto se debe a varias barreras:

  • Falta de estándares y tecnologías establecidas.
  • Los líderes empresariales y los expertos en tecnología digital no suelen compartir la misma visión.
  • Falta de personas capacitadas.
  • La planificación lleva mucho tiempo.
  • Los proyectos tienden a estar aislados de otras soluciones.
  • A menudo existe una falta de interacción entre los actores del ecosistema. Por ejemplo, los gobiernos no tienen comunicación con expertos en IoT o las empresas no interactúan lo suficiente con los académicos.

Sin embargo, existen diferentes opciones para superar estas barreras. Esto incluye que los gobiernos confíen más en el sector privado para desarrollar tecnología; generando comunicación directa y constante entre los diferentes actores del ecosistema; y desarrollando una estrategia integral para priorizar la escalabilidad y el impacto de las iniciativas. Pero la acción más importante a tomar está dentro de empresas específicas. Recordemos el concepto de la “ecuación de Lewin”, que establece que “el comportamiento es una función de la persona y su entorno”. Lo que esto significa es que las empresas en América Latina deben comenzar a adaptarse a los cambios futuros (como los nuevos modelos de negocios, que ofrecen soluciones como servicios y no como productos).

Desde una perspectiva tecnológica, actualmente el IoT enfrenta tres desafíos principales: comunicación, procesamiento y seguridad. Examinemos cada uno de estos por separado.

Problemas de comunicación a medida que la cantidad de cosas conectadas explota

La comunicación ha sido manejada por puertas de enlace que transportan información desde y hacia las cosas. Estas puertas de enlace son dispositivos de potencia media (por ejemplo, teléfonos inteligentes, laptops, tabletas) que se comunican con las cosas mediante tecnologías de bajo consumo y corto alcance (WPAN) como Bluetooth Low Energy (BLE) o LoRa, y con la nube que usa tecnologías WLAN (por ejemplo, GSM, WiFi).

Típica arquitectura de IoT
Típica arquitectura de IoT

Sin embargo, esperamos tener entre 30 y 50 mil millones de cosas conectadas para 2020, lo que potencialmente causará un gran cuello de botella en el ancho de banda. Solo para poner este número en contexto, 1.000 sensores generan aproximadamente 2.2 GB/s, y la tecnología 5G solo admite 1GB/s, mientras que la fibra óptica (fibra de un solo canal) es compatible con 120 GB/s. Además, los servidores deberán procesar toda esa información lo suficientemente rápido para ofrecer acciones (cercanas) en tiempo real. Por lo tanto, necesitamos administrar la comunicación y el procesamiento de manera diferente mediante la aplicación de tecnologías que admitan la informática de borde. El procesamiento en el borde de las redes reducirá el consumo de energía y ancho de banda y permitirá que la información se transmita solo cuando sea importante. Además reducirá la carga en los servidores.

El IoT tendrá múltiples problemas de seguridad

Otro de los principales desafíos es la seguridad. Esto no se debe tanto a que el IoT traerá nuevos desafíos, sino más bien a que multiplicará los problemas de seguridad existentes. En lugar de tener solo unas pocas cuentas individuales (por ejemplo, redes sociales, bancos) expuestas, posiblemente tendremos entornos enteros (casas, oficinas, monitores de salud) abiertos a la red.

Si no empezamos a mejorar nuestras prácticas de seguridad ahora, el mundo se convertirá en un campo de juego para los ciberdelincuentes. Las mejores prácticas en torno a los datos implican garantizar su disponibilidad, integridad y confidencialidad. Por ejemplo, a veces los ciberdelincuentes no están interesados en los datos en sí, sino en detener su disponibilidad con ataques de denegación de servicio (DoS, por sus siglas en inglés). Por lo tanto, si no incluyes la seguridad como parte central de tu negocio, te estás exponiendo a un riesgo significativo. Recuerda que en América Latina, los usuarios de internet sufren un promedio de 33 ataques por segundo, según Kaspersky.

Conclusión: El IoT sigue en proceso de maduración

Mientras el IoT continúa madurando, enfrenta diversos desafíos para alcanzar su potencial. En última instancia, será para que las empresas privadas impulsen una adopción más amplia en la región. Las empresas deben comenzar a preparar un sistema que permita a las personas innovar, construir y dar forma a las ideas. Luego, deben darse cuenta de la importancia de trabajar junto con los gobiernos y la academia para resolver los problemas cotidianos. Otro aspecto importante es que debemos dejar de crear pequeños proyectos independientes y comenzar a reunir todo en soluciones integrales. Tenemos que entender que el poder de IoT reside en los datos, que deben compartirse para permitir que los desarrolladores y las empresas comiencen a construir el ecosistema del IoT.

Por último, pero no menos importante, debemos mencionar nuevamente la seguridad. Muchas empresas de software en América Latina no se enfocan lo suficiente en la seguridad hasta que algo sucede (es decir, ataques DoS o ataques de intermediarios) y esto debe cambiar con urgencia. Y aquí ya no estamos hablando de una o dos cuentas por persona, estamos hablando de miles de millones de dispositivos que están dispersos en todo el mundo. Estos son dispositivos que son la base de ciudades, hogares e industrias inteligentes.

Share

Related posts

See also

Services

Software development

Software testing

Consultancy & innovation

User experience

Industries

Fintech

Media & entertainment

Healthcare

All industries

Insights

Blog

Whitepapers

Webinars

Videos

Why Belatrix?

International presence

Nearshore advantages

Project governance

Agile expertise

Flexible engagement models

Our talent development