Insights >Blog

Un nuevo paso como emprendedor… y por qué ser un poco loco ayuda

Alex Robbio


December 27th, 2018

Después de 17 años de vivir en los Estados Unidos, hace unos meses me mudé junto a mi familia a Barcelona. Por muchos años, lideré los esfuerzos de Belatrix, una empresa de desarrollo de software de Latinoamérica, para introducirnos en el mercado estadounidense y convertirnos en proveedores de algunas de las empresas más importantes del país, como Disney y FIS. Hacer que una empresa pequeña y desconocida como lo era Belatrix llegue a ser uno de los principales proveedores de servicios latinoamericanos en EEUU, sin duda ha sido una función sumamente satisfactoria. Pero hoy se me presenta un nuevo reto que no solo significa una nueva etapa para Belatrix sino también para mí y mi familia.

Es por ello que, en este artículo, en vez de enfocarme en negocios y tecnología como usualmente hago, voy a compartir un poco de mi experiencia como expatriado y emprendedor. Exploraré las razones detrás de este cambio, el por qué los emprendedores muchas veces se sienten atraídos por este tipo de “riesgos” y cómo podemos aprender a minimizar el riesgo en estos cambios.

Por qué decidimos mudarnos

Existen tres motivos por los que decidimos mudarnos, combinando razones personales y profesionales. En primer lugar, mi hijo es un excelente jugador de fútbol y le llegó la oportunidad de jugar y entrenar en una de las mejores academias de Europa. Quiero darle todo mi apoyo y la oportunidad de alcanzar su máximo potencial. En segundo lugar, ésta es una oportunidad única para toda la familia de vivir una experiencia internacional – una oportunidad para conocer personas de diferentes orígenes y culturas. Recuerdo cuando mi padre, Luis, logró que la empresa en la que trabajaba le permitiera llevarse a toda la familia de Argentina a Estados Unidos. Esta experiencia literalmente cambió mi vida y la de mi hermano. Aprendimos un nuevo idioma, conocimos personas de diferentes culturas y nos dejó recuerdos para toda la vida – incluso, me atrevo a decir que si no hubiéramos tenido esa oportunidad, Belatrix hoy no existiría. Esto mismo quiero para mis hijos. Por último, España es una oportunidad profesional para expandirnos hacia Europa. Si bien Belatrix ya ha trabajado con empresas europeas en el pasado, nuestro foco principal siempre ha sido el mercado norteamericano (y recientemente el latinoamericano).

Nuevamente expatriado – y desafiando mi pensamiento existente

Desde lo personal, ser nuevamente expatriado significa una oportunidad de encontrar nuevas ideas. Aún habiéndonos mudado de un país de economía desarrollada a otro, hay ineficiencias a descubrir o buenas prácticas que podemos acarrear de un país al otro. Desde luego, no se ven de inmediato; pero con el tiempo empiezas a ver las cosas desde otro ángulo. En algún lugar leí, hace muchos años, que mudarse de un país a otro y enfrentarse a todos los desafíos que eso conlleva, eleva el coeficiente intelectual 20 puntos – no estoy seguro que se haya comprobado (y buscarlo en Google fue inútil). De todos modos, ocuparse de todo, desde el papeleo hasta empezar una nueva vida, es bastante abrumador, sumado a esas pequeñas sutilezas propias de una cultura y un idioma diferente. Todo esto desafía tu forma existente de pensar y tus modelos mentales y te incita a considerar nuevas perspectivas.

Un riesgo no es siempre un riesgo

Tal cual ocurrió cuando decidimos mudarnos de Argentina a Estados Unidos hace 17 años, cuando se discutió la idea de mudarnos España, debo admitir que hubo mucha sorpresa entre la familia, amigos y asesores. Naturalmente, hay riesgo de tipo profesional y personal en estas decisiones. Pero el espíritu emprendedor se trata de esto- de riesgo- y no considero que esto sea un riesgo en sí mismo. Como dice Linda Rottenberg, la fundadora de Endeavor, en su libro “Crazy is a compliment” (“Loco por emprender”), es posible minimizar los riesgos. La autora habla de tomar riesgos sin arriesgarlo todo y cómo los emprendedores tienen la habilidad de tener varias opciones abiertas al mismo tiempo; opciones que quizás otros no pueden ver. Coincido plenamente con ella y creo que es una perspectiva que a lo largo de mi vida personal y profesional he intentado seguir. Los emprendedores controlamos los riesgos. Tenemos en cuenta varias opciones y aprendemos a mantenerlas abiertas. Mientras que desde afuera estas decisiones pueden parecer un poco locas o un salto al vacío, internamente han sido bien analizadas. Existen miles de “y si?” y docenas de escenarios para los “si…” o para cuando las cosas no salen como estaban planeadas.

Emigrar genera nuevas oportunidades de negocio

Como mencioné anteriormente, creo que mudarme a España presenta nuevas oportunidades para la expansión de Belatrix. Es mi intención poder generar nuevas relaciones estratégicas en España y en el resto de Europa. Lo mismo ocurrió cuando empezamos Belatrix y decidí mudarme a Estados Unidos con mi joven familia. El hecho de estar establecido en EEUU mientras mis socios estaban en Argentina, significó trabajar estrechamente para poder conseguir nuevos clientes. Era más fácil para mí viajar desde Florida a cualquier punto de EEUU para encontrarme con clientes potenciales, y así poco a poco ir construyendo el negocio. Esta función fue clave para el inicio de la empresa pero se volvió menos esencial una vez creados los equipos de gerencia y desarrollo de negocios, permitiéndome dar un paso al costado en esa área. En fin, habiendo tenido la experiencia una vez, me siento más seguro para hacerlo de nuevo, aunque esta vez sea en Europa.

Aprendiendo a alejarme de la gestión del día a día

Uno de los aspectos más interesantes de este cambio es el cómo me exige a seguir aprendiendo a delegar tareas al equipo de gerencia, a los líderes de equipo y a individuos claves dentro de Belatrix – un camino que vengo transitando hace un par de años, pero donde aún tengo mucho que aprender. En los últimos años hemos puesto gran esfuerzo en montar un equipo directivo de primera clase con ejecutivos experimentados para reducir la dependencia en los fundadores. Este es un factor muy importante para el crecimiento de la empresa que nos permite ser cada vez más profesionales; libera a los fundadores del trajín diario y les da cierto respiro para enfocarse en la estrategia de crecimiento. Pero aún más importante es el hecho que impide que los fundadores sean el cuello de botella que no permite que la empresa alcance todo su potencial, un reto propio de empresas dirigidas por sus propios fundadores. No obstante, es más fácil decirlo que hacerlo. Como fundador he acompañado a la empresa desde su origen, por supuesto, pero necesito aprender a “soltar”. Aprender a delegar es una lucha que muchos emprendedores tienen que padecer, pero es vital si quieren seguir creciendo.

Si eres un ejecutivo viviendo en Barcelona y quieres saber más sobre Belatrix, escríbeme y podemos reunirnos para tomar un café. Estoy interesado en conocer nuevas personas y hacer nuevos contactos!

Share

Related posts

See also

Services

Software development

Software testing

Consultancy & innovation

User experience

Industries

Fintech

Media & entertainment

Healthcare

All industries

Insights

Blog

Whitepapers

Webinars

Videos

Why Belatrix?

International presence

Nearshore advantages

Project governance

Agile expertise

Flexible engagement models

Our talent development